El Silent Film Festival ha tenido una genial idea para promocionarse. Utilizar la red social Instagram para crear “películas mudas”. Cada foto se convirtió en un fotograma de la peculiar “película muda” y al poner el usuario en vista de lista y recorrer todas las fotos hacia abajo rápidamente, daba la sensación de movimiento y un efecto de film antiguo que encaja a la perfección con el festival.