La Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (L.O.P.D.), es una Ley cuyo objeto es garantizar el Derecho que todo ciudadano tiene sobre la privacidad de sus datos personales, y el buen uso que de los mismos se hace, no pudiendo utilizarse dichos datos, para una finalidad distinta a la que inicialmente se autorizó.

Por ello, todas las empresas, ya sean físicas (autónomos) o jurídicas (sociedades), que manejen datos de personas físicas en su ámbito profesional, tiene la obligación o el deber de cumplir con la misma. Un simple contacto de una persona física con nombre, apellidos y teléfono obliga a la empresa a cumplir con una serie de requisitos recogidos en dicha ley.

Por consiguiente todas las empresas que tengan una actividad económica, tienen muy probablemente, datos de personas físicas, que deben de proteger.

Es importante para las empresas y autónomos, tener una solución implementada no sólo para evitar sanciones, que pueden oscilar de 900 € a 600.000 € (que pueden venir de inspecciones de oficio o de posibles denuncias de personas físicas que sientan vulnerados sus derechos), sino también para aumentar su productividad, simplemente mejorando su imagen de calidad, seriedad y garantía de protección ante sus clientes y los datos custodiados.

Por tanto y por enumerar algunas de las razones por las que debemos de cumplir con la L.O.P.D.:

  • Porque es una Ley de obligado cumplimiento.
  • Para evitar sanciones y sus graves consecuencias.
  • Para proteger a nuestros Clientes, y sus datos personales.
  • Porque los clientes son conscientes de sus derechos y pueden ejercitarlos incluso en contra de las empresas, que los mal usan.
  • Para no tratar los datos inadecuadamente.
  • Porque una empresa externa, colaboradora nuestra, no ha protegido los datos correctamente.
  • Por una denuncia de la competencia o cliente insatisfecho.
  • Por empleados malintencionados.
  • Porque no adecuarse puede conllevar multas de 900 a 600.000€.
  • Por disponer de servicios como cámaras de Videovigilancia, por educarnos a no tirar papeles sin destruir a la basura, por usar la tele-concertación de entrevistas, o el tele-marketing, etc.

Y debemos recordar que tanto la obligación de cumplir con la Ley como las sanciones que nos pueden imponer, no guardan ninguna proporcionalidad con el tamaño de la empresa, con número de empleados, volumen de facturación o tipo de actividad. De hecho todos somos iguales ante la Ley.

mitos lopd

Cuantías de las sanciones.

Las infracciones leves serán sancionadas con multa de 900 a 40.000 euros.  La nueva redacción dada al artículo 45 de la Ley 15/1999 establece las siguientes sanciones económicas:

Las infracciones graves serán sancionadas con multa de 40.001 a 300.000 euros.

Las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 300.001 a 600.000 euros.

Esto supone que la sanción mínima para las infracciones leves pasa de 601,01 euros a 900 euros, y la máxima para este tipo de sanciones se reduce desde 60.101,21 hasta 40.000 euros. En consecuencia, también se reduce en estos mismos importes la sanción mínima para infracciones graves.