Cada mañana cuando me levanto miro los RSS, leo agregadores de noticas, portales específicos sobre mi sector, post en blogs de referencia sobre el marketing on y offline y abro Twitter, bueno Tweetdeck, con más de 15 columnas con los #hastags (#temas) que me interesan a mí y a la empresa a la que estoy asesorando. ¿Es realmente original y me aporta valor todo lo que leo? La respuesta es NO.

Muchas veces en Internet ves refritos de un artículo escrito por tal o cual gurú del Social Media,  artículos que  no dicen nada nuevo y que copian la opinión de esa persona. Otra de las situaciones que más me encuentro es que el mismo artículo es retwiteado y compartido por varias personas que están en tu TimeLine, con lo que Twitter se convierte en una plataforma en continua actualización y solo nos aporta “ruido”, no genera valor.

El axioma “el contenido es el rey”, tan presente en la comunicación social, se está desvirtuando, la intrusión en el mundo 2.0 de profesionales de distintas áreas ha hecho que la frase “si no tienes un blog no eres nadie” haya sobre-dimensionado el sector. Hoy en día hay más de 140 millones del blogs y se ha generado tanta información desde el año 2.005 como en los 150 años anteriores. ¿Es TODA esa información necesaria?¿Está saturándose el mundo online? La respuesta es SI.

Si porque no se genera valor, se genera ruido y la información de utilidad se desvanece en un mar de actualizaciones y de post que no nos aportan nada, sino que son copias en las que el autor no crea información útil para sus lectores.

Internet es una herramienta que se debe usar con responsabilidad, no “compartir por compartir”, hay que marcar la diferencia, ser originales, aportar valor, conversar con nuestra audiencia y con estrategias que nos orienten a objetivos, no “estar por estar”.

¿Cuántas veces hemos oído lo de “en Internet está el negocio”?, pero no orientamos a las empresas hacia el mismo, sino que, las damos presencia y ahí las dejamosno ayudando a los “encargados de las Redes Sociales” (normalmente el primo del jefe xD) a conocer las herramientas específicas de nuestra profesión, basadas en la búsqueda de información de utilidad, compartir en las distintas redes sociales, medir la resonancia de lo que decimos o leer un informe de Analithics, personalizarlo y encontrar los cuellos de botella de nuestra web.

La responsabilidad recae sobre nosotros, los que realmente adoramos la comunicación, los que tenemos experiencia en marketing y los que creemos que generar relaciones es lo que crea cambio, lo que ayuda a nuestros vecinos y nos hace mejores cada día.

Las empresas deben dejar de mirarse el ombligo y “salir a la calle”, hablar con sus seguidores y preguntarles que necesitan, no contar sus bondades y quedarse ahí, porque si no, esos consumidores se irán a la competencia, que si que los tiene en cuenta y les da lo que necesitan, los valora por encima de su cuenta de resultados.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2013 Alberto Botella