En un post anterior hablaba sobre la evolución del marketing hacia la comunicación. Hoy en día, ha evolucionado el proceso comunicativo tradicional que todos conocemos, aquel en el que, “un emisor emite un mensaje al receptor, por un canal, con o sin ruido, y en un código. Ambos, emisor y receptor están influenciados por un contexto que hará que el receptor reaccione de una determinada forma y que aportará el feedback al emisor del mensaje de su correcta o incorrecta recepción”.

Proceso de comunicación tradicional

-Emisor: Persona que trasmite algo

-Receptor: Persona que recibe el mensaje

-Mensaje: Lo que trasmite el emisor

-Canal: es el medio por el cual “viaja” el mensaje, ya sea el aire, una carta, por teléfono, internet…

-Código: Conjunto de signos sistematizado junto con unas reglas que permiten utilizarlos. El código permite al emisor elaborar el mensaje y al receptor interpretarlo. El emisor y el receptor deben utilizar el mismo código.

-Contexto: Conjunto de factores y circunstancias en las que se produce el mensaje y que deben ser conocidas tanto por el emisor como por el receptor

-Ruido: Elemento perturbador, ajeno al emisor y al receptor, que es capaz de entorpecer el proceso de la comunicación alterando el sentido de ésta, y llegado el caso, incluso anularla.

-Feedback: Es el efecto de retorno o la respuesta del mensaje. Podríamos llamarlo “el efecto de la comunicación”.

La comunicación digital, web, social o 2.0 ya no es un proceso tan lineal como la comunicación tradicional. Aunque sigue respondiendo a las preguntas clásicas ¿quién?, ¿qué?, ¿dónde?, ¿cómo?

 

Si bien seguimos teniendo al emisor tradicional, ya sea una empresa o una persona, lo primero a destacar es que debemos ser especialmente cuidadosos con el contenido. Cualquier persona que conozca el mundo digital os dirá que “el contenido es el rey”, representado en la infografía como las raíces del árbol. La relevancia de los mensajes se consigue con trabajo diario, pensando en el largo plazo y no buscando el éxito inmediato por medio de la comunicación digital, tejiendo redes de valor y premiando por medio de incentivos y recompensas a los que colaboren en el proceso de generar valor tanto para la empresa como para la persona.

Los canales de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión) están cada día en mayor desuso y las plataformas sociales (redes sociales, blogs, foros…) han conseguido que TODOS seamos capaces de comunicar al exterior de forma fácil y sencilla. Internet está lleno de datos sobre cómo han descendido los lectores de periódico tradicionales, los espectadores ven cada día más la televisión por internet o se descargan las series y los smartphones nos han convertido en enciclopedias andantes. Por lo que estamos sometidos a un constante ruido que se evita de diferentes formas .

La nueva comunicación nos ha llevado a estar en una constante evolución, identificar las fuentes de información útil y trabajar de forma continua por mejorar un poco cada día, reciclando los contenidos que nos hagan diferenciarnos en el inmenso océano de información que hay en internet.