El embudo o funnel de conversión es una técnica usada  en el marketing online para definir los distintos objetivos que deben cumplir los usuarios dentro de nuestra web.

Es una manera muy gráfica mediante la que podemos conocer si se están cumpliendo los objetivos marcados: clickar en un anuncio, pulsar en un determinado producto, rellenar un formulario, comprar un producto…

 

El embudo de conversión

El embudo o funnel parte de la idea de que al principio del túnel hay muchas personas que inician el proceso pero muy pocas lo culminan debido a que en cada una de las fases hay personas que van abandonando el proceso.

A las personas que van culminando cada una de las fases dentro del embudo se les llama conversión. Por ejemplo, si nosotros lanzamos una campaña de 100 emails y nos lo abren 30, habremos tenido una conversión del 30% en la Fase 1…y así sucesivamente según vayamos cumpliendo los objetivos en cada uno de los estadios del túnel.

En cualquier caso, y sea cual sea el proceso que estamos analizando, es importante tener en cuenta que para elaborar un embudo de conversión, debemos:

  1. Tener muy claros los objetivos finales a conseguir, así como los intermedios.
  2. Definir los objetivos es decir, que sean específicos medibles alcanzables, realistas, y en un tiempo determinado
  3. Escoger cuáles serán los Kpis, es decir, los indicadores fundamentales que deberemos analizar.
  4. Hemos de saber definir bien cuántas fases tiene el proceso a analizar, y cuáles son, y ordenarlas de una forma consecutiva.
  5. Analizar los resultados, extraer conclusiones, y realizar las correcciones necesarias para optimizar el proceso y sus resultados.

Analizando todos los datos podemos sacar varias conclusiones. Por ejemplo, ver cuál de las fases ha sido más accesible y cuál no, en cual se ha quedado más gente sin progresar… Y a partir de ahí, preguntarnos por qué, analizar las causas, y establecer las condiciones favorables para corregir los defectos del proceso que permitan “aumentar la circunferencia de todas las fases del embudo. O dicho de otra manera, intentar conseguir que el máximo número de personas pasen de una fase a otra hasta llegar al final: alcanzar nuestro objetivo.